Es casi imposible no haber escuchado hablar sobre Realidad Virtual en este último año. Y en gran parte, esto se debe a la inclusión de esta tecnología en los videojuegos y, además, aparece cada vez más en las noticias sobre medicina en los informativos. Es ya un hecho que las películas de ciencia ficción han perdido ese punto futurista.

Como ya estamos familiarizados con el término, vamos a saltarnos definiciones técnicas y aburridas para ir directos al grano. La realidad virtual es una fuente inmensa de posibilidades. Sin embargo, hay que darse prisa en incluirla en nuestra actividad empresarial, ya que dentro de unos años su uso se habrá popularizado y perderemos ese punto de sorpresa e innovación. Y, por supuesto, siempre hay que intentar adelantarse a la competencia más directa. Así que, si tienes la posibilidad, no dudes en introducir esta tecnología a tu negocio. Ahora te explicamos por qué.

Experiencias casi palpables

Cuando nuestra empresa vende servicios en lugar de productos, resulta más complicado que el cliente pueda probar antes de comprar. Con la realidad virtual eso ya forma parte del pasado. Para las empresas turísticas este invento les ha venido como anillo al dedo, ya que pueden ofrecer visitas virtuales a cualquier destino. Se trata de una experiencia tan cercana a la realidad que incluso puede llegar a confundir al cerebro, y, claro, el consumidor sabe que ese lugar existe de verdad, por lo que no querrá conformarse con un paseo ficticio y preparará cuanto antes las maletas para disfrutar de unas vacaciones en las que pueda usar todos sus sentidos.

Y también se puede aplicar a productos tangibles. Por ejemplo, en la industria automovilística es interesante que el usuario pueda probar varios coches sin salir del concesionario. De hecho, la marca Audi ha sido la pionera en desarrollar una App donde poder conducir de forma virtual varios de sus modelos. Y lo ha hecho de la forma más sencilla posible: con unas gafas de cartón y un video en 360°.

Reconocimiento como marca

En eventos como ferias y exposiciones, donde se compite por generar el mayor número de contactos y clientes, la realidad virtual es una herramienta que nos va a diferenciar de los demás. En este tipo de citas tiene casi más repercusión la forma en la que se enseña el producto o servicio, que el producto en sí. Por eso, es conveniente presentar una propuesta de forma impactante y que se recuerde durante el máximo tiempo posible. Cuanta más atención nos presten, tendremos más posibilidades de hacer negocios.

Revolución en el marketing

Desde la aparición de las redes sociales el marketing tuvo que reinventarse y dar un giro en la relación entre la marca y el cliente. Antes las marcas se relacionaban solo con sus consumidores; sin embargo, ahora se comunican con toda la comunidad que forman los medios sociales. En este caso, la realidad virtual se presenta como una nueva estrategia de marketing de contenidos con la que generar experiencias en lugar de simplemente contar historias.

Incluso en el mundo del periodismo se han dado cuenta de las oportunidades que presenta esta tecnología, que permite contar las noticias de forma que el espectador pueda presenciarlas en primera persona a través de su teléfono móvil.

Como podemos ver, la realidad virtual no está limitada a los videojuegos, un sector donde ha adquirido un mayor protagonismo. Cualquier campo de actividad puede beneficiarse de este invento, tan solo hay que darle rienda suelta a la creatividad para encontrar el uso más apropiado para nuestra empresa.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Valóralo!

(rating)

Más artículos relacionados