El desarrollo de las nuevas tecnologías y la inteligencia artificial (IA) está cada vez más presente en nuestras vidas, además alcanzan objetivos insospechados para el ser humano que está asistiendo al espectáculo único de cómo la realidad supera a la ciencia ficción.

Suena friki y es una ciencia difícil de explicar, pero la industria del cine ha sabido llevar a la gran pantalla de una manera espectacular estas incógnitas, a veces a través de películas inspiradas en libros o relatos y otras sacadas de las mentes imaginativas de los directores y guionista.

Para algunos este campo de experimentación aún resulta surrealista, pero lo cierto es que el cine explica de forma amena a la sociedad los cambios experimentados por la tecnología, robótica e inteligencia artificial, mediante una industria que ha mostrado “profecías” en este ámbito, dejando huellas en las siguientes películas.

1. Metrópolis (1927)

Este largometraje alemán de 1927, considerado por la UNESCO como Memoria del Mundo, es un clásico del cine de ciencia ficción. La película expresionista está inspirada en una novela de Thea Von Harbou, con el mismo nombre y dirigida por Fritz Lang con la ayuda de la productora UFA.

El filme se centra en un mundo distópico donde la sociedad está dividida en dos clases (ricos y pobres) y una mujer robot (la primera en el cine) suplanta la identidad de una chica conduciendo una revolución de la clase trabajadora.

Metrópolis tiene tintes innovadores, desde el punto de vista social, muestra las miserias del comportamiento del ser humano y desde el punto de vista científico, hace que el espectador reflexione sobre la dependencia a la tecnología, algo que actualmente también está sucediendo.

2. 2001: Una odisea en el espacio (1968)

Una de las películas de ciencia ficción más icónica sobre inteligencia artificial. Este filme, dirigido por Stanley Kubrick, marcó un punto de inflexión en el cine debido a la mezcla de estilo vanguardista y efectos especiales con el realismo científico de la época.

El largometraje está basado en el cuento El Centinela de Arthur C. Clarke y contó con el asesoramiento del International Business Machines (IBM). La trama hace un recorrido por diversos periodos de la historia de la humanidad, desde el pasado con la aparición del homo sapiens hasta el futuro con una máquina dotada de inteligencia artificial (HAL 9.000) que es la protagonista de una de las tres historias del argumento.

Quizás para algunos espectadores es difícil entender la película la primera vez que la ven por su narración abstracta, pero en ella se trata particularmente la evolución humana, la tecnología y la inteligencia artificial. Hoy día, esta cinta sigue dividiendo al público, hay algunos que la considera incomprensible y otros que la ven atrevida, pero lo cierto es que se adelantó tanto científicamente que todavía suscita debate.

3. Blade Runner (1982)

Esta película de culto de ciencia ficción y neo-noir se considera un clásico, además de plantear escenarios interesantes desde el punto de vista de la ciencia y la robótica. La distopía dirigida por Ridley Scott sigue dando que hablar entre los espectadores, además está basada en la novela de Philip K. Dick, ¿Sueñan los androides con ovejas mecánicas?

La trama de Blade Runner está ambientada en nuestro presente (2019) y narra cómo gracias a los avances de la ingeniería genética se ha logrado crear a robots virtualmente idénticos a los humanos, pero superior en capacidad física, los llamados Replicantes. Por lo que, con este argumento, el largometraje plantea una pregunta interesante, ¿qué es lo que realmente nos hace humano?

El thriller futurista ahonda en las consecuencias que puede tener la penetración de las nuevas tecnologías en la sociedad, dando lugar a una clara condición profética, no solo en el ámbito robótico sino también en el médico, político y económico. Esta obra de arte inspiró a otros títulos y dio paso a más adaptaciones a la gran pantalla de las obras de Dick.

4. El hombre bicentenario (1999)

El largometraje de ciencia ficción, dirigido por Chris Columbus, está basado en una historia homónima de Isaac Asimov. Su trama se centra en la década del nuevo milenio, cuando los avances tecnológicos están presentes en la sociedad y un padre de familia compra un robot (NDR – Andrew), que ha sido adquirido para realizar tareas de limpieza. Pero algo le hace especial: es capaz de identificar emociones.

Este argumento de gran profundidad explora cuestiones que suscitan el debate como los prejuicios, la madurez, la esclavitud o incluso la muerte. En el filme también se muestra los avances de la inteligencia artificial y las leyes de la robótica: un robot no puede hacer daño a un ser humano, un robot no debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, y un robot debe proteger su propia existencia en la mediada en que esta protección no entre en conflicto con la primera y segunda ley.

Por tanto, el espectador puede explorar los límites de las emociones y su propia esencia. Esta película fue un fracaso comercial en el momento de su estreno, pero con el paso de los años ha adquirido importancia. Quizás el tinte dramático fue lo que no caló en la audiencia, ya que no es muy propio del género ciencia ficción, aun así, se revela como una de las obras más logradas de finales de los 90.

5. Yo, Robot (2004)

De nuevo, otra película que trata sobre inteligencia artificial. En este caso, esta dirigida por Alex Proyas y protagonizada por Will Smith (acción que popularizó el filmen). Este largometraje toma algunos elementos del relato homónimo de Asimov donde asienta las tres leyes de la robótica.

El argumento está ambientado en un futuro distópico, concretamente en 2035, cuando los robots inteligentes conviven con los seres humanos como iguales cumpliendo las tres leyes de la robótica. Pero lamentablemente, esta inteligencia artificial evoluciona y se escapa del control humano.

El thriller futurista se centra en dos robots principales, Viki y Sonny, que eluden las leyes y dirigen una revolución ya que ellos afirman que la humanidad está centrada en un camino que solo puede llevar a su extinción.

Ante esto, se plantea un debate interesante en referencia al mundo actual, ya que debido a las nuevas tecnologías tendremos que enfrentar retos morales más complejos, por tanto ¿será necesario imponer nuevas reglas para guiar el comportamiento de la inteligencia artificial?

Estas películas muestran la familiaridad con la que las máquinas podrían llegar a convivir con los seres humanos, pero también hay otros largometrajes que explican de manera directa y profunda los cambios que está experimentando la sociedad: Intelestellar, Ex Machina, Wall-E, The Matrix, Her o Alita, entre otros muchos.

Lo que si está claro es que el mundo avanza a pasos agigantados hacia la digitalización, y que el uso de la robótica y la inteligencia artificial en nuestro día a día es innegable, de hecho, es algo que se está volviendo común. Aunque la realidad supere en muchas ocasiones a la ficción aún quedan incógnitas que la humanidad tendrá que resolver y retos que solventar.