La red social que posee Microsoft está año tras año en constante crecimiento. Esta plataforma profesional opera con una red de 630 millones de usuarios en más de 200 países y territorios, así lo hace saber a través de su página web. Es nuestro país, son más de 11 millones los perfiles que están subscrito a este medio. Pero, seguro que al principio todos los usuarios se han cuestionado cuál es la función principal de esta plataforma. En este artículo queremos desmontar algunos mitos que hay detrás de LinkedIn.

Mito Nº 1: LinkedIn solo sirve para buscar empleo

¡Error! LinkedIn nació hace tres años como una herramienta para promover la búsqueda de reclutadores y de empleo, pero con el paso de los años esta red ha ido evolucionando. Actualmente, esta plataforma tiene muchas más funcionalidades que la búsqueda de empleo. En realidad, ninguna red social te va a conseguir directamente un trabajo, eso es algo que requiere tiempo y que tienes que encontrar tú, pero a través de LinkedIn sí que puedes descubrir quién hay detrás de una oferta de empleo o que tipos de empresas se mueven por el sector.

Será un trabajo bastante extenso que requiere atención interna y externa de la plataforma, además de tiempo de dedicación. Una rigurosa misión que te servirá para establecer relaciones con otros usuarios e interactuar, encontrar clientes potenciales o socios y ofrecer contenidos originales a tu audiencia. Y ahora, ¿sólo sirve para buscar trabajo?

Mito Nº 2: En LinkedIn solo basta con rellenar un perfil

Que tu perfil esté en esta plataforma no te asegura nada. Es un error muy común pensar que con dos líneas puedes crear tu marca personal. LinkedIn es una red con mucho potencial y herramientas que te pueden hacer visibles. Los demás usuarios y reclutadores tienen que conocer tus intereses y experiencias, pero también tienes que generar actividad para tener visibilidad y diferenciarte del resto.

Cuanto mayor sea tu red de contactos y más feedback realices, más oportunidades laborales te podrán llegar. Si puedes te aconsejo que incluyas LinkedIn en tu rutina diaria.

Mito Nº 3: LinkedIn no da resultados

“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”, es decir, diferénciate. Hay usuarios que no invierten tanto tiempo en LinkedIn como en otras redes sociales, pero realmente no depende tanto el tiempo que pases en esta plataforma, sino que lo que hagas sea rentable.

Un punto muy importante para que tengas éxito es que debes de trabajar tu credibilidad y crear relaciones personalizadas, no solo basta con gastar energías en construir tu red, sino también que los demás usuarios encuentren en ti valores para querer conectarte.

Actualmente, encontrar un trabajo se está convirtiendo en una carrera de fondo, por ello es aconsejable que estés de forma activa en LinkedIn. Tienes que tener tu perfil actualizado constantemente, además de aclarar tu estrategia y plan de acción. Luego, todo es cuestión de trabajar muy duro.

Mito Nº 4: En LinkedIn cuantos más contactos más oportunidades

¿Eres de los que acepta todas las invitaciones? Esto es un error muy común entre los usuarios de LinkedIn. Hay que recordar que la calidad no es cantidad, es decir, cuando te llegan invitaciones no necesariamente hay un interés profundo en tu perfil o página. Las conexiones pueden ser interesantes, pero no siempre serán satisfactorias.

Tienes que encontrar contactos de valor y que realmente te valoren, ya que sus conexiones generarán resultados productivos y beneficiosos. Si los contactos que tienes no te ayudan a conseguir tus objetivos quizás es hora de hacer una buena limpieza, y si tienes pocos contactos es importante que recuerdes agregar aquellos que te aporten.

Mito Nº 5: LinkedIn funciona como un portal de empleo tradicional

Para muchos la búsqueda de empleo está en su día a día y tienen una determinada forma de llevar a cabo este objetivo, pero en LinkedIn las cosas son distintas. Las personas que están en esta situación desaprovechan todas las herramientas que ofrece esta red, quizás es porque tienen mentalizado la búsqueda tradicional que solo logra crear resultados frustrantes.

Tu estrategia no solo se debe de basar en rellenar tu perfil o buscar en el buscador oportunidades. Es mucho más que eso, puedes añadir archivos que muestren tus capacidades o puedes generar contenidos para hacer reflexionar a los usuarios.

Además, otro error común es enviar invitaciones a los reclutadores o profesionales de Recursos Humanos (RRHH). Seguramente a estas personas le llegan miles de currículos al día y posiblemente ni llegue a ver el tuyo o simplemente lo rechace porque no le interesa este tipo de spam.

Y ahora que sabes que estos mitos no son ciertos, puedes ir y mejorar tu cuenta en LinkedIn, pero recuerda elegir calidad y valor para todas las estrategias y objetivos que te propongas. Sácale todo el partido a esta plataforma y posiblemente las oportunidades de trabajo llegarán a tu bandeja de correos.

Abrir el chat