fbpx

La vuelta a la rutina también ha comenzado para los emprendedores. Ayer Comunicagenia asistió al programa Museos & Business organizado por Promálaga y RGD Factoría de Proyectos, cuyo objetivo es unir la cultura y el emprendimiento.

Las más de 20 empresas invitadas tuvimos la oportunidad de conocer en profundidad el Museo Interactivo de la Música de Málaga (MIMMA), a través de una visita guiada en la que pudimos observar la gran experiencia cultural y profesional que hay detrás de la entidad.

A golpe de música clásica el Palacio del Conde las Navas abrió sus puertas para recibir a los empresarios y empresarias con una cálida bienvenida en una recepción presidida por Eva Pérez, responsable de la Red de Incubadoras de Promálaga.

Pérez explicó que estos encuentros son “actividades sociales de networking” cuyo objetivo es que las más de 200 empresas que hay en Málaga “se conozcan”. La jornada ya se ha llevado a cabo en diversos museos de la ciudad y en esta ocasión, “iniciamos el curso en el Museo Interactivo de la Música”.

Miguel Ángel Piédrola, director del MIMMA, de una manera cercana, explicó a la audiencia el largo camino que ha tenido que recorrer hasta llegar al museo que conocemos hoy día. Un proyecto fruto de mucho trabajo que comenzó a fraguarse hace 25 años como un sueño a través de una exposición en la galería de arte de su familia.

Tras años de recopilación de historia, biografía e instrumentos musicales, el plan iba tomando forma a través de exposiciones y conferencias, pero se materializó cuando un joven estudiante de marketing llevó sus ideas a la práctica. Tras pasar por la Casa de las Ciencias de La Coruña, Madrid, el Parque de las Ciencias de Granada, Sevilla y un largo etcétera, la idea pisó Málaga.

El MIMMA se inauguró en la ciudad malagueña en 2003 en la sede provisional del Espacio Expositivo Muralla Plaza de la Marina, en ese lugar han permanecido hasta 2013 cuando la entidad se trasladó a calle Beata, en las instalaciones del Palacio del Conde de las Navas.

Piédrola explicó que la misión del museo es que sea “inteligente” es decir, que se pueda adaptar a los visitantes. Además, afirmó que “Málaga es una ciudad que apuesta por la tecnología y el turismo cultural”, por eso uno de sus objetivos es “hacer que el museo sirva de un espacio donde empresas de tecnologías puedan desarrollar proyectos de innovación”.

De la colección de más de 1000 piezas, Málaga puede disfrutar de aproximadamente 300 instrumentos de los que “se ruega tocar”, expuestos en un diseño museístico que gira entorno a tres colores: el blanco, espacios de luz natural y con piezas de gran formato; el rojo, habitaciones interactivas donde todo se puede tocar; y el negro, salas con las colecciones.

A través de la visita, pudimos conocer más sobre la música y acercarnos a un entorno único que puso en valor al museo. Además, no hay que olvidar que el arte de las musas, como dijo Piédrola, “está presente en todos los momentos de tu vida”. Si te has quedado con ganas de conocer más entra en la web del MIMMA y visítalo.

 

Fuente Foto Principal: Promálaga
Abrir el chat