Los consumidores ya no solo se hacen con un artículo únicamente por sus ventajas. Es tanta la competencia que existe en el mercado que encuentran el mismo tipo de producto sin mucha complicación. Por eso es tan importante el marketing de experiencias.

¿Qué es el marketing de experiencias?

Frente al marketing tradicional, que se centraba en las ventajas y características de un producto para llegar a los clientes, surge ahora un nuevo modelo. El marketing de experiencias tiene como eje principal las experiencias y emociones del propio consumidor con la marca. Y, además, conseguir una conexión más profunda con ella. De esta forma, la relación entre la empresa y su público será más fuerte y duradera.

Asimismo, aunque en un primer momento puede parecer mucha más inversión, la realidad nos dice que los clientes fidelizados, aparte de ser el mayor sustento económico de una empresa, acaban gastando más dinero en sus productos. Y no hay que olvidar que se convierten en los mejores comerciales que una compañía pueda tener. En definitiva, cuanto mayor sea el poder de fidelización, mayor será la ganancia. Y el marketing de experiencias es un buen camino para lograrlo.

La estrategia de las empresas: Starbucks, Ikea y Coca Cola

Son muchos los ejemplos de negocios que están utilizando este modelo de marketing. Se basa en tres puntos clave: tener la capacidad de involucrar al consumidor, hacerle sentir algo inolvidable y ofrecerle un claro beneficio.

1. Un buen ejemplo de esto es la estrategia de la cadena Starbucks. El café vale, como mínimo, 3 euros, frente a 1,20 que te puede costar en cualquier otro establecimiento. Y, sin embargo, siempre está a rebosar. ¿Por qué? Starbucks ha sabido explotar, en un mercado más que saturado, la estimulación de los sentidos. Un lugar donde la gente que acude se siente como en casa a través de la música, el olor y el trato recibido.

2. Otro caso sería el de Ikea, quienes se atrevieron a organizar una quedada en pijama en la propia tienda. Además, por si fuera poco, la experiencia incluía también sesiones para el cuidado del cuerpo, la utilización de las camas y de diferentes artículos del establecimiento o el servicio de camareros. Una buena iniciativa que sirve para estrechar lazos con los consumidores.

 

3. Coca Cola tiene ya una larga trayectoria dentro del marketing experiencial. Uno de los anuncios más impactantes fue el famoso cajero de la felicidad. En él, las personas podían retirar 100 euros gratis a cambio de que lo compartiesen con otra gente. En esta experiencia se centra claramente en la filosofía y valores que rodean a la marca. Es más, en ningún momento sale el producto, como suele ser habitual en los anuncios comerciales.

 

Más artículos relacionados

This post is also available in: Français

Abrir el chat