fbpx

En los tiempos que corren, ya ha quedado bastante claro que las empresas deben tener presencia en los móviles, ya sea adaptando el contenido de la web, o con una web app. Pero teniendo en cuenta que, solo en España, el número de usuarios de apps activos asciende a casi 30 millones y que se descargan 3.8 millones de aplicaciones diarias… La verdad es que puede que vaya siendo hora de plantearse si nuestro negocio saldría beneficiado si lo incluimos en las stores.

Generar más ventas, captar nuevos clientes o mejorar la imagen de marca suelen ser los principales objetivos que se pretenden alcanzar al desarrollar una aplicación móvil. Son beneficios que también se consiguen con una buena estrategia de marketing web, pero una app trae consigo ventajas con las que una página en Internet no pueden competir.

1. Disponibilidad inmediata

Para consultar una web, normalmente es mucho más cómodo hacerlo desde un ordenador, ya que la pantalla es más grande y el diseño y la información se distribuye mejor. Sin embargo, la sociedad cambia, y uno de los hábitos más generalizados hoy en día es vivir con el móvil en la mano. Por eso, si nuestro negocio dispone de una aplicación con un diseño pensado para smartphones y que tenga unos tiempos de carga menores a la web, el usuario preferirá conectarse con nosotros a través del móvil. Además, es más accesible y se pude consultar a cualquier hora, cualquier día y en cualquier lugar.

2. Captar clientes y fidelizarlos

Sabemos que tenemos competencia y que nuestros clientes se pueden ir con ellos si no les ofrecemos algo mejor. Por eso, apostar por tecnología, acercamiento y conectividad siempre nos va a diferenciar. Con una aplicación la comunicación es aún más directa, el consumidor tiene un hueco guardado exclusivamente para nosotros en su móvil. Si su experiencia con nuestra marca es completa, nos recomendará a sus conocidos y nos será fiel.

Por otra parte, si conseguimos fidelizar al cliente, la confianza en nuestra empresa crecerá, y eso va a atraer a nuevos usuarios que se interesan por nuestros productos y servicios.

3. La tecnología es nuestra amiga

Las descargas de nuestra aplicación nos van a generar una buena cantidad de datos interesantes. Nombres, correos y teléfonos que podemos incluir directamente en nuestra base de datos. También contamos con la ventaja de poder enviar notificaciones push para que el usuario no se olvide de que estamos ahí, y aprovechar esta vía para promocionar ofertas y sugerencias personalizadas. Y si el cliente nos da permiso para acceder a funcionalidades del teléfono como, por ejemplo, la ubicación, el abanico de posibilidades de comunicación se multiplica considerablemente.

4. Llegar más alto en los buscadores

En realidad, llegamos más alto en Google. El gigante de Internet incluye las aplicaciones de la Play Store y de iTunes en los resultados de las consultas en el buscador. Lo que quiere decir es que, además de aparecer nuestra página web, los usuarios también pueden ver que tenemos una app y descargarla. Las apps tienen su propio SEO (el ASO, App Store Optimization), por lo que si se enlazan la web y la aplicación, el tráfico de ambas subirá.

5. Nos gusta comprar en la App

Los que dedican su página web a vender sus productos no deben pensarse ni un segundo que lo óptimo para mejorar las ventas es desarrollar una app. El e-commerce tiene un hermano: el m-commerce, o lo que es lo mismo, las compras a través de móviles. En España, 6 de cada 10 consumidores han comprado mediante su smartphone. Pero ahí no queda todo, porque la mayoría prefiere hacerlo desde una app, ya que consideran que el proceso es más cómodo y rápido. También se decantan más por la aplicación cuando en ella se encuentran descuentos y promociones.

Más artículos relacionados

This post is also available in: Français Русский

Abrir el chat