Tener una red de contactos de calidad en LinkedIn es un requisito indispensable, ya que esta plataforma permite mantener una relación con personas que de forma habitual no seria posible.

Cuando decides conectar con los sujetos adecuados a través de LinkedIn es posible que las oportunidades de trabajo te lleguen con más facilidad, por lo que tienes que valorar profesionalmente que contacto te pueden aportar algo.

Dependiendo del ámbito en el que te desenvuelvas, tu misión será pensar objetivos que te acerquen más a los usuarios de calidad en LinkedIn. Aunque una red de contactos elevada sería ideal para esta plataforma, en muchas ocasiones es mejor la calidad que la cantidad y, recuerda, la paciencia será tu mayor aliada, de la noche a la mañana no tendrás una red maravillosa.

El valor de una buena red de contactos es incontable. Además de conectar con personas conocidas de nuestro campo profesional, también tenemos que proyectar las relaciones a personas que nos ayuden con la marca personal, pero ¿qué hace falta para crearla?

En primer lugar, puedes invitar a los contactos que ya tienes en el correo electrónico. Esto puede parecer obvio, pero es necesario para alimentar tu red. LinkedIn permite subir contactos de otras plataformas o añadir cualquier archivo CSV. Es una forma sencilla de contactar con gente de tu entorno, además no tengas miedo a quedarte sin invitaciones ya que tienes un máximo de 3.000.

En segundo lugar, conecta y utiliza los grupos con tus mismas afinidades. En LinkedIn los grupos representan una gran oportunidad de negocio, además te servirá para crear una red de contactos de valor, ya que en ellos puedes encontrar profesionales que compartan tus mismos objetivos. Estas relaciones son de primer o segundo nivel, por lo que podrás enviarles mensajes o invitaciones para conectar.

En tercer lugar, puedes aprovechar las reuniones de empresas presenciales, es decir, si asistes a eventos o conferencias relacionados con tu sector conocerás a personas nuevas e intercambiaras información y tarjeta de visita. Aprovecha estos datos y cuando llegues a casa búscalos en LinkedIn y contactas con ellos, probablemente algún perfil te resulte interesante y te sirva de ayuda para conseguir tus objetivos. Si no tienes la oportunidad de acercarte a esa persona con la que quieres contactar, no hay problema, porque puedes buscar su nombre y apellido en el programa y de ahí entablar una relación a través de las búsquedas de LinkedIn.

En cuarto lugar, ten presente que también puedes aceptar invitaciones de otros usuarios, reclutadores o empresas, pero no olvide que debes hacerlo con prudencia. Tienes que ser selectivo a la hora de crear tu red de contactos, ya que debes controlar la calidad y por supuesto, no es de obligación aceptar todas las invitaciones, así que tú decides quién sí y quién no.

En quito lugar, utiliza la búsqueda avanzada. Esta magnífica herramienta que ofrece LinkedIn nos puede ayudar a expandir nuestra red de contactos de manera estratégica. Con esta opción puedes filtrar por criterios de búsqueda y además combinarlos para que así sea más ajustados.

Y como consejo, no te olvides de cuidar a tus contactos, de nada te sirve que sean de calidad si luego no interactúas con ellos o comentas sus publicaciones. La retroalimentación es muy importante en LinkedIn. Al igual que es importante que las invitaciones que envíes estén personalizadas, así conseguirás diferenciarte del resto.

Tener una red de contactos depende de reconectar y consolidar con las personas que ya conocíamos profesionalmente, y de la creación de nuevos contactos dentro de nuestro sector. Las relaciones de valor en LinkedIn te ayudaran a reforzar tus experiencias y añadir puntos a tu reputación.

Además, tener contactos de primer y segundo grado que valgan la pena hace que la marca personal se refuerce, lo que genera que seas más visibles para los reclutadores u otros usuarios y que tus publicaciones tengan un mayor alcance.

Abrir el chat