Que la tecnología 5G ya está aquí es más que un hecho, aunque todavía tendremos que esperar algo más de tiempo para verlo cien por cien en funcionamiento. Pero, ¿qué es aquello que difiere a esta nueva generación de las telefonías móviles con la anterior?

Velocidad

Pasar de la cuarta generación de tecnología móvil (4G) a la quinta (5G) es pasar de 200 megas por segundo a 20 gigas por segundo. Traducido a nuestro lenguaje, sería como decir que la transición de subida y bajada de contenidos se multiplicará exponencialmente gracias a las nuevas conexiones, haciendo que sea más fácil y rápido transferir grandes cantidades de datos en apenas unos pocos segundos.

Si lo ejemplificamos en el marco de las películas, es decir que una proyección de alta definición que antes tardaba tres minutos en descargarse, ahora podrá hacerlo en tan solo cinco segundos de nada.

Según un estudio de la British Broadcasting Corporation(BBC), bajarse una playlist de una hora de duración desde Spotify tardaría medio segundo frente a los 20 segundos que requeríamos antes en 4G o los siete minutos que tardaba con el 3G. Al igual que el descargarse un videojuego, tan sólo necesitará de medio minuto por los 25 que se tarda con el 4G.

En definitiva, a mayor velocidad mayor facilidad todo, o al menos eso es lo que auguran los expertos.

Priorización de contenidos

La banda ancha 5G tiene la función de saber discernir sobre el tráfico y priorizarlo en función de las necesidades. Es decir, entre dedicar más o menos ancho de banda a una cosa u otra.

Inteligencia Artificial

La alta velocidad de transferencia de datos proporcionará que la capacidad de conocimiento pueda ser transferido en tiempo real desde la nube al usuario u a otras plataformas. Se podría decir que aquello que esté conectado será inteligente, al menos el tiempo que lo esté.

Tarificación

El 5G en el móvil exigirá que haya datos ilimitados si se quiere disfrutar a pleno rendimiento.

Teletransporte

Los hologramas, algo que veíamos en películas de ficción como Star Wars y que parecían algo de un futuro muy lejano, serán posibles y permitirán por ejemplo realizar reuniones presenciales a miles de kilómetros de distancia.

Tecnología habilitadora

Si el 5G permite crear nuevos modelos de negocio en todo tipo de sectores será un indicador de que está funcionando. Ocio, videojuegos, ciudades inteligentes, realidad virtual, realidad aumentada, contenidos 4K & 8K, son nuevos apartados que abre el 5G para todos aquellos que deseen aprovecharlo.

Eficiencia energética

Las exigencias de conexión de millones de objetos podrían duplicar el consumo actual de energía de la red, algo que el 5G consigue evitar gracias a golpe de algoritmo y procesadores más precisos. El consumo de batería será de un 90 por ciento menos que con el 4G.

Conectividad

La hiperconectividad del 5G será una realidad. No habrá posibilidad de caída ni colapso de la red. Deberá haber una interconexión entre objetos constante. Además, la conectividad será fiable, estable y consistente, ya que en caso contrario sería el caos, para aquello relacionado directa o indirectamente con la inteligencia robótica y las Smartcities.

Capacidad

No existirán problemas de conexión o falta de cobertura. El 5G podrá conectar a la vez a un millón de dispositivos por kilómetro cuadrado, algo que con el 4G era imposible. Ahora será posible abastecer la demanda con múltiples conexiones simultáneas.

Capacidad de respuesta

El tiempo que transcurra desde que un dispositivo conectado da una orden hasta que se recibe el primer código binario de respuesta será cada vez menor. Esta ventaja resultará ser algo básico tanto en conferencias, como en telecirugía, autonomía automovilística.)

 

 

Queda bastante claro que las expectativas con respecto a esta nueva tecnología son bastantes altas, ahora toca esperar sí en realidad es capaz de ofrecernos todas las soluciones y facilidades que la sociedad demanda o si habrá que esperar a una nueva revolución tecnológica.

 

 

Abrir el chat