LinkedIn es una comunidad profesional activa que continua en crecimiento y que cuenta con más de 645 millones de usuarios, cuyos objetivos son encontrar oportunidades laborales y consejos.

Actualmente, con el desarrollo de las tecnologías, las redes sociales están expuestas a contenidos problemáticos, y desafortunadamente LinkedIn también es objetivo de los malos actores y los perfiles falsos. Estas cuentas fraudulentas pueden llevar a cabo su actividad mediante diferentes abusos.

El equipo de LinkedIn ha estado trabajando para mantener esta red social como un lugar seguro para los profesionales, mediante la búsqueda proactiva de perfiles engañosos y su posterior eliminación de la cuenta y cualquier contenido que compartan. De esta manera se aseguran que la comunidad profesional siga siendo segura y confiable.

La plataforma tiene nuevas formas de identificar el contenido ofensivo a través de la intervención humana y tecnológica, combinada con los informes que hacen sus miembros. Específicamente, se están centrando en la capacidad de denunciar algo como promoción del terrorismo o extremadamente violento, en las actualizaciones del Centro de ayuda y seguridad que incluyen consejos de seguridad en línea y una serie de filtros que les permiten detectar perfiles ficticios.

Según el informe presentado por LinkedIn para dar a conocer sus logros en el primer semestre del año, entre enero y junio de 2019 se tomaron medidas sobre 21,6 millones de cuentas falsas.

El 98 por ciento de todos los perfiles fraudulentos que la red profesional previó y eliminó se hicieron a través de su defensa automatizada, que incluye la inteligencia artificial y el aprendizaje automático. El 2 por ciento restante fue capturado mediante revisión manual.

Además, la plataforma identificó y suprimió 19,5 millones de cuentas falsas en el momento del registro. La gran mayoría (95%) se detuvo mediante el algoritmo que tiene LinkedIn. También se restringieron 2 millones de perfiles fraudulentos por los medios de la compañía y 67.000 por los propios usuarios, denunciados a través de informes.

No solo la entidad puede identificar estos perfiles, los usuarios también pueden reconocer a las cuentas falsas, pero para ello tienen que visitarlo cuando reciben una invitación y fijarse en algunos elementos. Por eso es recomendable percatarse del nombre y apellido, de la foto, del titular profesional o en la experiencia laboral.

En LinkedIn los perfiles falsos suelen tener un número elevado de contactos, en la mayoría de los casos estos usuarios utilizan los datos para propósitos ajenos a la red profesional. ¿Qué hacer si detectas una cuenta fraudulenta? Pues no aceptar al contacto y denunciar a la plataforma.

De cualquier modo, la situación respecto las cuentas fraudulentas en LinkedIn parece conservar el control. La compañía informó a través de un comunicado que están comprometidos a utilizar todas las medidas disponibles para mantener la seguridad de los usuarios. Y, además, quieren que su comunidad siga siendo un recurso valioso para crear oportunidades de trabajo, hacer conexiones y desarrollar carreras.

Abrir el chat