La redes sociales tienen a penas una década de vida y, pese a su juventud, han conseguido instalarse en la vida de casi un tercio de la población mundial. Teniendo en cuenta este dato, es imposible no pensar que tener presencia como empresa dentro de ellas es indispensable hoy en día. Estar en estas plataformas supone una serie de ventajas que no se pueden dejar pasar, así que, vamos a ver algunas de ellas.

Las Redes Sociales marcan la actitud de la empresa

Las redes sociales son el escenario perfecto para hacer más visible nuestra marca. El boca a boca siempre ha funcionado bien, pero en las redes esa transmisión de información entre usuarios es más rápida aún. Por eso, si gestionamos correctamente nuestras cuentas en la red, mejorará la reputación de la empresa. Esto no se consigue de otra forma más que con el mantenimiento constante de los perfiles, la creación de contenido que enganche (no bombardear con publicidad) y, sobre todo, la interacción con nuestros seguidores.

Y esto último, la interacción, es uno de los puntos más fuertes de nuestra presencia en estas plataformas. Comunicándonos con nuestro público conseguimos establecer un vínculo casi de amistad. La relación entre la marca y el cliente (o posible cliente) es mucho más cercana y se genera confianza. Esta atención personalizada hace que el cliente se sienta escuchado y aumentará la posibilidad de que prefiera comprar nuestros productos antes que los de la competencia, convirtiéndose en consumidores fieles. De hecho, casi la mitad de las personas que tienen perfiles abiertos en alguna red social afirman que alguna vez se han decidido a comprar algo porque lo han visto en Facebook, Twitter o Instagram.

Una ventana para conocer al público

Los medios sociales son una inmensa fuente de información. La más valiosa es la opinión de los usuarios, que marcarán las pautas para preparar nuevas campañas que satisfagan sus necesidades. Esto ayudará a la hora de lanzar nuevos productos y servicios y, sobre todo, a saber cómo tenemos que comunicarnos con nuestro público. Además, nos mantenemos informados de todas las noticias relacionadas con nuestro sector y algo muy importante: sabemos lo que hace nuestra competencia. En definitiva, en las redes sociales nos encontramos con un amplio estudio de mercado, solo hay que saber bien qué mirar y cuándo hacerlo.

Otra de las ventajas de estas plataformas es la inyección de tráfico en nuestra página web. Es verdad que el trabajo con el SEO y el SEM es la principal fuente de visitas a nuestro sitio, concretamente, la mitad provienen de los motores de búsqueda. Sin embargo, si realizamos una buena tarea de comunicación y promoción en nuestras redes sociales, es muy probable que aumente el tránsito de nuestra web.

¿En qué redes debo estar?

Es esencial estar presente en las redes sociales, pero es más importante aún saber en cuáles está nuestro público objetivo. A veces es mejor centrarse en una o dos plataformas que estar en todas sin obtener resultados. Así que, vamos a ver qué perfiles frecuentan más cada red.

Si nuestra empresa se dedica al sector femenino, lo mejor será centrarse en las redes cuyo contenido sea más visual (Facebook, Instagram, Pinterest). Por el contrario, los hombres son más activos en Youtube o LinkedIn. Y si enfocamos nuestros productos a una franja de edad concreta, está bien saber que la media de edad de los usuarios de Facebook está entre los 20 – 30 años, al igual que en Twitter o LinkedIn. Mientras que en Instagram y YouTube la cifra baja considerablemente.

Son un montón de ventajas que se pueden convertir en todo lo contrario si no se realiza una buena campaña. Muchas empresas, sobre todo las PYMES, confían la gestión de sus redes sociales a alguien de confianza y que sabe manejarlas. No obstante, hoy en día la mayor parte de la población sabe cómo se usan estos medios, pero a nivel personal. En el caso de perfiles corporativos, lo mejor es encargar la tarea a un profesional de la comunicación y el marketing online.

Más artículos relacionados

This post is also available in: Français Русский

Abrir el chat